Cloud-para-empresas

Claves de los distintos tipos de Servicios Cloud para empresas

El Cloud, el tipo de servicio en la nube y el proveedor, las tres variables que te llevan al éxito o al fracaso en una migración a la nube en tu compañía

¿Pensando en iniciar una migración a la nube o entre nubes? Anteriormente ya hablamos sobre por qué es imprescindible migrar al Cloud y cuáles son las ventajas de migrar a la nube como, por ejemplo, la optimización de recursos, el cumplimiento normativo y la flexibilidad.

La realidad es que el Cloud Computing hace que toda compañía sea más competitiva, debido a que, entre muchas otras cuestiones, hace que minimice su inversión en software, hardware y equipos de gestión IT.

Según un estudio publicado por IDG, en agosto de 2020, el 81% de las compañías tienen al menos una aplicación o una parte de su infraestructura informática en la nube, lo que supone un aumento del 8% respecto al mismo estudio publicado en 2018. Y es que la adopción del Cloud no ha dejado de crecer desde su descubrimiento.

Nueva llamada a la acción

Es más, IDC Research augura que para 2024 el 90% de las grandes compañías contará con tecnologías Multicloud o híbridas. Y es que, gracias a la integración de nubes, las compañías solventan problemas como los derivados de la deslocalización, donde cada sede, o incluso cada departamento, trabaja con tecnología, herramientas y métodos distintos (sobre todo ahora con el aumento del teletrabajo).

Sin embargo, todavía hay quienes desconocen qué tipos de servicios Cloud existen y cuál o cuáles son los adecuados para su empresa. Veamos algunas cuestiones aclaratorias.

Tipos de nubes

El Cloud va cambiando a lo largo del tiempo y, aunque al principio se diferenciaban por su ubicación y titularidad, ahora no es exactamente así:

Nube pública

En el caso del Cloud público el proveedor de servicios es el propietario de la infraestructura (hardware y software), por tanto, se encarga de su alojamiento y provee sus recursos de forma a todas aquellas compañías que lo necesiten, independientemente de su tipología de empresa.

Al tratarse de una infraestructura compartida, se repartan el rendimiento y la capacidad entre todos los clientes, aunque se garantiza la seguridad y privacidad de cada uno de ellos.

          Claves

  • Es la opción más asequible
  • Es de suma importancia escoger un proveedor de confianza que garantice las buenas prácticas, la calidad y la seguridad

 

Nube privada

La nube privada es propiedad de la empresa que la utiliza (al contrario que la nube pública). La implementación y la administración del sistema la realiza el proveedor para su cliente.

          Claves

  • Especialmente útil para grandes compañías o administraciones públicas
  • Necesita una mayor inversión inicial (al ser propia compañía propietaria de la nube)

Nube híbrida

Combina dos o más infraestructuras, unidas a través de una misma tecnología. El cliente elige, sobre todo en función de su criticidad, qué servicios sitúa en la nube pública y cuáles en la nube privada.

          Claves

  • Más eficiente (aprovecha los beneficios de ambos tipos de nube)
  • Inversión inicial menor

Entornos multicloud

Aunque muchos confunden nube híbrida con Multicloud, no son lo mismo. El Multicloud, según los expertos la modalidad Cloud del futuro, combina servicios en la nube de diferentes proveedores. Aunque puede parecer complicado de implementar, de primeras, la tecnología (acompañada de consultoría) facilita cada vez más los movimientos de cargas entre distintas nubes.

           Claves

  • Resulta interesante la comparativa de costes (mes a mes)
  • Elección de proveedores fiables que aporten valor y acompañen durante la adaptación

Distintos servicios en la nube

Más allá de las distintas modalidades Cloud, existen distintas soluciones que permiten adaptarse a las necesidades de las compañías en términos de control, gestión y flexibilidad, todas ellas a través de un modelo de suscripción pago por uso y bajo demanda. De menor a mayor control del usuario encontramos:

Servicios-Cloud-para-Empresas

 

SaaS (Software as a Service)

Se trata de una solución que da acceso a los usuarios (a través de la web o de una API) al software de los proveedores de manera inmediata. El proveedor se encarga del desarrollo, mantenimiento y actualización del software.

El usuario tiene acceso a aplicaciones personalizadas accesibles desde distintos dispositivos.

Aplicaciones gratuitas como Whatsapp, Gmail o Zoom se encuentran dentro de esta tipología de nube.

          Claves

  • Poco control del usuario
  • Ampliamente utilizado

PaaS (Platform as a Service)

Este modelo de servicio Cloud proporciona al usuario un entorno completo donde las empresas son capaces de desarrollar, gestionar, distribuir y poner en producción sus propias aplicaciones.

          Claves

  • Mayor control y flexibilidad que el modelo Saas
  • Dedicada a empresas que desarrollan software y/o sus propias aplicaciones de negocio

IaaS (Infrastructure as a Service)

Como su propio nombre indica, los servicios IaaS, proporcionan al cliente la infraestructura a nivel de procesamiento, almacenamiento y red que requiera para el funcionamiento de sus soluciones y/o aplicaciones de negocio. La escalabilidad es una de las grandes ventajas de esta opción, ya que se pueden escalar las aplicaciones según las necesidades de cada momento.

La compañía proveedora se encarga de la seguridad de la infraestructura, aunque no se las aplicaciones instaladas por el cliente.

          Claves

  • Mayor control que en las dos modalidades anteriores
  • Mayor esfuerzo de gestión

¿Hay una fórmula maestra? ¿qué debemos tener en cuenta?

En general, aunque bien es cierto que la combinación de Cloud privada y una o varias públicas (estrategia Multicloud) probablemente sea la opción que mejor encaje en la mayoría de las empresas (permite aprovechar los beneficios particulares de cada nube minimizando la dependencia de un proveedor concreto), no todos los Cloud sirven para todas las compañías.

Resulta indispensable contar con asesoramiento de profesionales (desde el inicio) que puedan aconsejarte en la búsqueda del Cloud que mejor se adapte a tu empresa. Eso sí, no vale cualquier proveedor, la experiencia, la calidad, la seguridad y la transparencia en los alcances y en los costes son imprescindibles y marcan realmente la diferencia.

Nueva llamada a la acción

Finalmente, a la hora de escoger o migrar hacia un Cloud empresarial debes tener en cuenta dos factores dentro de tu compañía:

  • Tu modelo de negocio
  • Las necesidades de tu compañía

Y evaluar al proveedor Cloud y al propio servicio en términos de:

  • Posibilidad de pago por uso (con o sin inversiones iniciales)
  • Escalabilidad
  • Disponibilidad
  • Seguridad
  • Compromiso de permanencia (libertad de “entrar y salir”)
  • Continuidad del servicio
  • Transparencia (en los alcances y los costes)
  • Calidad y experiencia
  • Cumplimiento normativo

¿Pensando en iniciar una migración a la nube? ¡Te ayudamos!

 

Quizá te interese:

Cómo migrar al Cloud con seguridad

Green Cloud para empresas: Neutral CO2

Use IT Cloud: plataforma única de gestión Multicloud

 

Más información en:

cloud.alhambrait.com

 

Conoce todos tus derechos en nuestra Política de Privacidad y puedes ejercerlos desde aquí.

¡Suscríbete aquí!

SÍGUENOS

ENTRADAS RECIENTES