Sergio-García-BDM-OneseQ

¿Es el voto electrónico seguro?

El principal objetivo del voto electrónico es facilitar a los ciudadanos el ejercicio de voto y asegurar sus resultados, sin embargo, la dependencia de la tecnología, la desconfianza o desconocimiento y el riesgo de ciberataques ensombrecen este tipo de comicios (véase el escándalo en el reciente proceso electoral en Iowa, Estados Unidos).

¿Cuáles son sus beneficios?

Canadá, Suiza, Australia, Noruega y Estonia, son algunos de los países a seguir en cuanto a modernización del voto se refieren, ya que disfrutan de los beneficios asociados a su organización y fiabilidad:

  • Eliminación de costes asociados al proceso de voto tradicional con las papeletas
    (económicos y medioambientales)
  • Simplificación en la gestión y logística
  • Disminución del tiempo de recuento y difusión
  • Eficiencia en el proceso
  • Fortalecimiento de la seguridad

Retos en España

En nuestro país, en los últimos años, distintas instituciones públicas han planteado la posibilidad de implantar el voto telemático, con ánimo de mejorar la participación y garantizar el derecho a voto de los ciudadanos. Algunas, incluso, ya lo utilizan. Es el caso, por ejemplo, del País Vasco. Sin embargo, la dificultad técnica y la desconfianza de la ciudadanía han frenado este proceso en el resto del país.

 

Voto-electronico

 

¿Es el factor humano el riesgo principal en las votaciones?

En todo proceso de voto electrónico, se deben diferenciar dos factores importantes: el factor humano y el factor digital. El factor digital puede securizarse y es fácilmente auditable, pero el factor humano es difícil de auditar y controlar. Hay muchos ejemplos en procesos electorales tradicionales tanto con instituciones públicas, como con organizaciones privadas (véase el escándalo de las votaciones de la Asamblea del Real Madrid en 2009), donde existen escándalos por el amaño de votos, por las dudas en la composición de una mesa electoral o en el proceso del voto, etc. debido a que son factores que son más fácilmente manipulables.

El voto electrónico permite, en cambio, un sistema de votación simple, eficiente, seguro, accesible y rápido para todos los electores. Además de contar con múltiples ventajas que comentábamos anteriormente.

La clave: la ciberseguridad

Para garantizar la seguridad y el derecho de los ciudadanos, resulta imprescindible proteger el secreto del voto, independientemente del tipo de votación que se trate. De manera que una de las prioridades es garantizar la no trazabilidad entre el voto y el votante. Todo ello, partiendo de la base de que todo el proceso debe ser ciberseguro y que debe quedar registrado en ficheros que puedan ser auditados con posterioridad.

Auditoría de un caso real: Elecciones primarias de la República Dominicana

Durante el mes de enero, desde OneseQ fuimos los encargados de realizar la auditoría forense del voto automatizado de las elecciones primarias de la República Dominicana el pasado 6 de octubre. Al finalizar el extenso trabajo, demostramos que el proceso del voto automatizado llevado a cabo no fue hackeado, que no hubo código malicioso y que, por tanto, las estaciones de votación funcionaron correctamente en materia de seguridad y desempeño.

De esta forma, pudimos reafirmar que el voto automatizado, bajo unos estrictos protocolos de actuación, procesos de ejecución y sistemas de ciberseguridad activos, es robusto y garantiza la seguridad de los procesos electorales.

¿Necesitas más información sobre cómo funciona una auditoría forense? ¿Quieres implantar algún tipo de proceso electoral ciberseguro en tu organización? ¡Ponte en contacto con nosotros!

 

Quizá te interese:

Securiza tu negocio con Servicios de Seguridad en la nube

Más info:

oneseq.es

 

Ciberseguridad Voto electrónico

Conoce todos tus derechos en nuestra Política de Privacidad y puedes ejercerlos desde aquí.

¡Suscríbete aquí!

SÍGUENOS

ENTRADAS RECIENTES